Menú

Siempre un paso adelante

Hessen ha alcanzado una posición de liderazgo, especialmente porque posee una economía muy dinámica. En el último cuarto de siglo, ningún otro estado federado ha tenido un mayor producto bruto interno por habitante activo: en el año 2011 esta cifra fue de unos 71.800, es decir, más del 16 por ciento sobre el promedio de toda Alemania. Hessen no solamente se encuentra un paso adelante respecto de muchos otros estados federados en términos de su productividad, sino también por la cantidad de trabajadores. La tasa de desempleo de Hessen es mucho menor que en otras regiones de Alemania. Mientras que a fines de 2011 el desempleo en Hessen afectaba al 5,4 por ciento de la población activa, en toda Alemania alcanzaba el 6,7 por ciento. El sector de la producción emplea a 570.000 personas y el sector de los servicios, a 1,7 millones de personas.

Resulta interesante analizar los sectores de la producción y los servicios en más detalle. Son diez las principales áreas que, con un equilibrio ideal de tradición e innovación, contribuyen a la fuerza de Hessen. En el norte predominan la logística, la construcción de automóviles y las tecnologías energéticas. En la zona central, los pilares son la biotecnología, la industria óptica y la tecnología médica. En el sur se destacan la industria automovilística, el sector financiero, la industria química, y la tecnología informática y de telecomunicaciones. Sólidamente arraigadas en las tres regiones de Hessen, estas áreas económicas tienen ramificaciones en todo el mundo. En 2011, la tasa de exportación de la industria manufacturera superó el promedio de toda Alemania al alcanzar el 52 por ciento. En 2011, la economía de Hessen exportó mercancías por un valor de 51.600 millones de euros, lo que representa un aumento del 20 por ciento respecto de 2009, el año de la crisis.

El carácter internacional de Hessen salta a la vista. Un indicio importante son las inversiones extranjeras directas de más de 70.000 millones de euros (casi el 15 por ciento del total de inversiones extranjeras en Alemania). ¿Qué es lo que más valoran las grandes empresas extranjeras en Hessen? Por un lado, aprovechan su ubicación central y extraordinaria infraestructura. El aeropuerto y la estación central de trenes de Fráncfort, por ejemplo, constituyen uno de los principales puntos de intersección del continente. El cruce de rutas de vuelo y vías ferroviarias, sin embargo, no es la única ventaja para las inversiones. Otra es la combinación del afán de investigación y el espíritu empresario: en todo el estado federado de Hessen se han formado centros y redes para crear innovaciones y generar impulsos. El intercambio entre representantes de la ciencia y la economía, institutos y empresas es muy intenso. El objetivo de este intercambio está claro: “Hessen en la cima”.