Menú

Búsqueda de vivienda y mudanza

Fotograf: Roger Richter, Wiesbaden

Probablemente, la búsqueda de vivienda sea una de sus preocupaciones más importantes si desea comenzar a vivir en Hessen. Los recién llegados suelen tener muchas (y a menudo inquietantes) preguntas: ¿Podré mantener o mejorar mis circunstancias domésticas? ¿Qué puedo permitirme? ¿Qué zona residencial se ajusta a mis necesidades personales? Estas preguntas necesitan responderse con rapidez. Siempre que esté bien informado, y si tiene un poco de suerte, encontrar una vivienda no será ningún problema: tal vez deba aceptar alguna solución intermedia, pero seguro que no tendrá que hacer ningún sacrificio.

Antes de comenzar la búsqueda deberá aclarar las cuestiones relativas a su presupuesto. Según las estadísticas, seis de cada diez alemanes viven de alquiler, y este porcentaje es aún mayor en las grandes ciudades. Los precios de los alquileres varían según la zona de residencia, el estado y la antigüedad del edificio, así como por el valor del mismo en el mercado: cuanto mejor esté situada la vivienda o la casa (por ejemplo, por su cercanía a medios de transporte público, tiendas y escuelas), más elevado será el alquiler.

Normalmente, en Alemania las casas suelen alquilarse sin amueblar. La mayoría de ellas cuenta con fogón, lámparas, armarios, lavavajillas o lavadora, y el arrendatario que las alquila es responsable de amueblarlas por completo. En muchos casos, el mobiliario de cocina puede adquirirse del inquilino anterior. Muchos arrendadores se han adaptado a las necesidades de los arrendatarios internacionales y ofrecen viviendas con cocina completa y otros equipamientos, aunque esto también repercute en el precio. 

En caso de que su estancia en Hessen sea por tiempo limitado, tal vez le sea más rentable alquilar una vivienda amueblada. Aunque estas viviendas no son baratas, en ocasiones compensa pagar algo más a cambio de tener un apartamento amueblado (a menudo se cobra también una única cantidad fija para la calefacción y el agua) que invertir dinero en muebles y otras compras para una vivienda sin amueblar.

También hay que diferenciar entre el alquiler sin gastos incluidos (los de calefacción, mantenimiento y otros servicios) o Kaltmiete y el Warmmiete (todos los gastos se hallan incluidos en el precio del alquiler). En cuanto a la electricidad, cada inquilino la recibe directamente de un proveedor local. Aunque los gastos adicionales dependen del consumo de cada uno, tal vez debería preguntar a su arrendador por los que pagaba el inquilino anterior para así poder calcular mejor sus propios gastos mensuales. La subida de los precios de alquiler está limitada por ley, aunque las cuotas de los servicios adicionales sí pueden aumentar en cualquier momento cuando, por ejemplo, la ciudad decida llevar a cabo una subida del precio del agua. Los gastos adicionales se deducen a lo largo del año en cuotas fijas (es decir, que por ejemplo los gastos de calefacción en verano se corresponden con los del invierno) y el arrendador deberá ajustarlos según el consumo.

El contrato de alquiler

Tanto si alquila un piso como una casa, siempre se formaliza un contrato de alquiler. En la mayoría de los casos se trata de un contrato recomendado por la comunidad de propietarios de la vivienda y el terreno. El contrato deberá contener la siguiente información:

  • Nombre del arrendador y del arrendatario
  • Objeto de alquiler (dirección, número de m², prestaciones adicionales como cocina americana, garaje, etc.)
  • Precio del alquiler
  • En su caso, una cláusula sobre las subidas de precio del alquiler
  • Inicio de la relación arrendaticia
  • Servicios, enumerados de uno en uno
  • Número de arrendatarios
  • Otros acuerdos (en caso de incumplimiento del contrato, cláusulas sobre el subarriendo, etc.)
  • Datos bancarios del arrendador
  • Estado del objeto de alquiler en el momento de la mudanza (reformado/no reformado)
  • Bienes incluidos en el precio del alquiler
  • Permiso del arrendador para tener animales domésticos
  • Fianza (normalmente, tres meses de alquiler)
  • Indicaciones de cómo deberá abonarse la fianza

Tenga en cuenta que la mayor parte de los contratos de alquiler contienen una cláusula según la cual, al abandonar la vivienda, esta deberá entregarse reformada. Asegúrese de que el contrato contiene información específica sobre los trabajos que deberán llevarse a cabo en tal caso.

En principio, la duración de los contratos de alquiler es ilimitada y contemplan un plazo de preaviso de tres meses en caso de cancelación. Puesto que desde luego también hay excepciones y la legislación alemana en materia de arrendamiento es relativamente compleja, firmar un contrato de alquiler sin tener claro cuáles son nuestros derechos y deberes puede tener consecuencias muy costosas.

Por ello, antes de firmar el contrato, es recomendable que consulte a su empresa o a un jurista. Además, también puede ponerse en contacto con alguno de las numerosos centros de protección al arrendatario de la región, que ofrecen asesoramiento y representación legal, y cuyas cuotas de socio, de entre uno 50 y 70 €, incluyen un seguro de defensa jurídica. Tenga en cuenta que entre la afiliación a una asociación de arrendatarios y la entrada en vigor de la protección legal pasan tres meses. Si desea encontrar un lugar en el que le asesoren, diríjase a:

Deutscher Mieterbund
Landesverband Hessen e.V.
Adelheidstraße 70, 65185 Wiesbaden
Tel.: 0611 – 4114050
www.mieterbund-hessen.de

La búsqueda de vivienda

Hay muchas formas de encontrar la vivienda adecuada: haga una lista con sus prioridades, seguida de una serie de puntos extra que le resulten deseables. Por ejemplo, tal vez no le importe prescindir de una habitación de invitados, pero de ninguna forma desea hacerlo de un jardín. Asimismo, le será más fácil tomar sus decisiones si tiene claro qué compromisos está preparado para asumir.

Tenga en cuenta que, a la hora de visitar una vivienda, deberá vestirse de forma acorde. Las buenas ofertas tienen muchos solicitantes, por lo que el arrendador puede escoger al arrendatario que prefiera.  

No se sorprenda si le piden que justifique su situación financiera (por ejemplo, con una copia de su contrato de trabajo y las nóminas de tres meses): esta costumbre está muy extendida.

Si tiene la suerte de contar con los servicios de una agencia de reubicación, su búsqueda será más sencilla. Las agencias de reubicación conocen muy bien el mercado y pueden ahorrarle innecesarias visitas de un agente inmobiliario a otro haciendo una preselección y encargándose del contrato y el papeleo. La diversidad de precios y servicios que ofrecen es bastante amplia.

Lo mejor para encontrar vivienda es visitar alguna de las innumerables páginas web de agencias inmobiliarias de Alemania. Dado que la mayoría de los anuncios en línea muestran fotos de las habitaciones, los edificios por fuera, las vistas y el entorno, la búsqueda por Internet puede facilitarle enormemente la toma de su decisión. De esta forma podrá ahorrarse, por ejemplo, visitar viviendas cuya descripción no coincida claramente con las imágenes correspondientes. El principal portal inmobiliario alemán es www.immobilienscout24.de, seguido de www.immowelt.de y www.immonet.de.

Si lo que le interesa es compartir piso (una situación típica entre estudiantes), el motor de búsqueda www.wg-gesucht.de es el sitio adecuado.

Tanto si busca a través de los periódicos como de Internet, la mayoría de las ofertas pertenece a agentes inmobiliarios que normalmente exigen a los arrendatarios una comisión de dos meses de alquiler más el 19% de IVA. En ocasiones pueden encontrar anuncios con la nota «provisionsfrei»; esto significa que, en ese caso, no se aplica dicha comisión. Con este tipo de anuncios se recomienda actuar con rapidez. Antes de visitar la vivienda compruebe la descripción y la dirección de la misma; no es raro descubrir que dicha vivienda está siendo ofrecida por varios agentes al mismo tiempo.